Avda. Guatemala, 40, Huelva 667 251 590

Consecuencias de los TCA


Las complicaciones físicas de los TCA son el resultado de la desnutrición así como de las conductas compensatorias inapropiadas utilizadas para adelgazar. A veces serán tan importantes que llegaran a hacer peligrar la vida.


Complicaciones físicas producidas por la desnutrición

Debido a la desnutrición, se produce una ausencia de los nutrientes esenciales necesarios para un funcionamiento adecuado de organismo. El cuerpo reacciona disminuyendo sus procesos en un intento evitar consumir más energía de la obtiene a través de la ingesta, apareciendo una disminución de la masa grasa y muscular (debilitando a la persona y haciéndola más vulnerable a infecciones), de la temperatura corporal, de la frecuencia cardiaca y de la tensión arterial. Padecimientos más graves y potencialmente letales son las arritmias, que pueden terminar en parada cardiorrespiratoria y muerte súbita.

El vaciado gástrico se torna extremadamente lento por causa de la desnutrición, provocando que las digestiones sean eternas. A consecuencia de ello, se sufre hinchazón en el vientre, dolores abdominales y estreñimiento crónico.

La deshidratación, que aparece frecuentemente, puede dar lugar a la aparición de frecuentes mareos, fatiga, dolor de cabeza, náuseas e insuficiencia cardiaca. Por otro lado, el consumo excesivo de agua para mitigar el hambre produce una intoxicación muy peligrosa que se manifiesta en signos de afectación neurológica: dolores de cabeza, ataxia (dificultad en la coordinación de los movimientos), confusión, agitación, mioclonías (contracciones musculares involuntarias), temblores, convulsiones y, en los casos más graves, se puede entrar en coma.

En mujeres es frecuente la presencia de desórdenes menstruales y amenorrea (pérdida del periodo), hecho que está muy relacionado con la osteoporosis o pérdida progresiva en la densidad de los huesos. Su consecuencia es una fragilidad ósea, apareciendo fracturas muy frecuentes, a veces sin ningún golpe. Otra complicación es el retraso en la maduración ósea o su desarrollo (detención del crecimiento corporal), pudiéndose producir una reducción de estatura debido a la descalcificación de los disco intervertebrales.

A nivel externo, además de presentar una delgadez severa, el pelo se vuelve fino, frágil, sin brillo, con muy poca fuerza y quebradizo y es habitual una caída abundante de éste. Mientras en los brazos, las piernas, cara y espalda puede aparecer un vello muy fino, llamado lanugo, cuya función es proteger al cuerpo del frío y prevenir la pérdida de calor. La piel también se ve afectada y suele tornarse muy seca, rugosa, presentando un color amarillento o grisáceo. Las manos y los pies adquieren un aspecto amoratado/violáceo a causa de los problemas circulatorios que se originan, y las uñas se hacen quebradizas y se rompen con facilidad.


Complicaciones físicas producidas por los atracones y vómitos

Con los vómitos se pierde agua, lo que puede llevar a deshidratación, y disminuye la concentración, entre otras sustancias, de potasio y sodio, llevando todo ello a una disminución de la tensión, provocando mareos e inestabilidad, además de arritmias, siendo posible una parada circulatoria y la muerte a causa de ello.

Los atracones exponen al estómago a una tensión excesiva que puede originar una dilatación de éste y posibles hemorragias a causa de su rotura. También pueden aparecer inflamaciones en el esófago y perforaciones del mismo si los esfuerzos por vomitar son muy intensos o los vómitos muy repetidos. La existencia de sangre en el vómito indica que se ha producido una herida en la faringe, posiblemente provocadas por las uñas de los dedos, al introducir la mano en la garganta para provocarse el vómito.

Se puede ver alterado el ritmo gastrointestinal, siendo frecuente la presencia de episodios de estreñimiento y diarreas. De forma regular aparecen dolores abdominales, gases y ardor de estómagos, síntomas de las alteraciones que sufre el sistema gastrointestinal a causa de los atracones. También son frecuentes las alteraciones menstruales en el sexo femenino.

A nivel externo, pueden aparecer pequeñas hemorragias en los ojos producidas por rupturas en los capilares oculares debido al esfuerzo asociado al vómito. También es característico encontrar erosiones en los nudillos de la mano o signos de Russell, provocadas por el contacto repetido de estar parte de la mano contra los dientes, al introducirse los dedos en la boca para vomitar. Existe además una hipertrofia de las glándulas salivales parótidas, situadas en la mandíbula al lado de los oídos, que se manifiesta como hinchazón de la cara. Otra consecuencia es la pérdida del esmalte dental debido a los ácidos gástricos contenidos en los vómitos.

Especialistas en Anorexia, Bulimia y Obesidad. Cuéntanos tu caso.

Contáctanos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies